Follow by Email

sábado, 25 de abril de 2020

¿De dónde venimos, a dónde vamos? Covid-19

Así me llegué a vestir para ir a comprar

Fue el trece de marzo, a las seis de la tarte y en presencia de la autoridad, cuando se decretó el primer estado de alarma, aunque ya se sabía que no iba a ser el último...

Pocas cosas se conocían entre la población en general, pero muchas ya en la comunidad científica. Desde hacía algo más de tiempo, cualquiera podía acceder a las publicaciones científicas en las bases de datos que existen.
Implementar ciertas medidas, a las que se acabó llegando, daba mucho respeto. Pero al final nos mandaron a casa.

Había que intentar algo para tratar de frenar la capacidad de transmisión del virus.

¿Y cuales fueron los condicionantes para decretar tan inusual estado de alarma?


  • La presencia del coronavirus covid-19, el casi desconocido SARS-cov-2.
  • Existía un riesgo alto de saturación del sistema sanitario.
  • Necesidad de anteponer la salud de pacientes con predisposición, a la de la población general.

Había que ir reduciendo en la medida de lo posible, todo el riesgo de transmisión entre personas, pero claro hubo ciertos errores, que quien podría haber imaginado...

Se anularon las clases de los  más pequeños. Así que, con sus padres trabajando,¿quién los iba a cuidar?,... y de repente los parques estaban llenos de abuelos y niños... quien hubiera pensado...

Había que mantener la distancia de seguridad al ir al trabajo...

Casi todas las mañanas voy en bici al trabajo para evitar los caos de circulación, pero en esos últimos días de febrero, tuve que ir alguna vez en autobús a mi trabajo. Y claro, trabajando en salud, sólo veía gente resfriada, tosiendo, sonandose los mocos.... palmo y medio era la distancia de seguridad, bastante más amplio que la distancia de seguridad observada en los metros de las grandes ciudades en los primeros días de la alarma... quién hubiera imaginado...

A mi, me dijeron que era esencial, soy profesional sanitario, así que no podía hacer cierre, ya que podía atender a los pacientes, a metro y medio de ellos, o con medidas de seguridad, guantes mascarilla pantallas... Vale, voy a comprar... Ah, que no puedo comprar, por que han bloqueado su venta para surtir a sanidad... Pues no puedo atender a mis pacientes... Así que tomé la decisión de no atender a mis pacientes de manera presencial, y tuve que cerrar.

Un mes y medio después aquí estamos

Me imagino que los responsables de salud, estarán aprovechando este tiempo para conocer más al susodicho virus. Supongo que en las necropsias, se estarán confirmando los daños que ocasiona el microbio en los diferentes tejidos y sistemas; cruce de datos para ver la prevalencia de la enfermedad, combinaciones de medicamentos más correctos, interacciones con otros medicamentos que resultan fatales; condiciones previas de salud de los afectados, resultados de altas, influencia de la contaminación ambiental en el pronóstico... Es decir, se estará aprendiendo mucho, para futuras avenidas del virus, o de algún primo de este... En verdad que lo espero, por que sino, mal plan.

Ahora parece que algunas de las limitaciones a las que nos han estado sometiendo desde el gobierno, si no hay nuevas rectificaciones.

Los niños pueden salir a pasear un rato, pero con medidas de distanciamiento.
Pronto parece también que van a dejarnos hacer ejercicio, ojalá que sea pronto.

Ahora bien, las condiciones... a menos de un kilómetro de casa, indistintamente de dónde se viva.

Osea que es lo mismo estar en un pueblo con una densidad de población baja, que en una gran urbe, sin espacio para hacer ni un paseo... Bueno iremos viendo

¿A dónde vamos?

Esperemos, que teniendo en cuenta de dónde veníamos antes de decretarse el estado de alarma por este virus, se vayan implementando las medidas para recuperar esa normalidad. Por varios motivos.

Una vez pasada la fase de alarma, hay que volver a atender la salud de la población general.

Se ha velado mucho por salvaguardar la salud de la población más vulnerable, pero muchos de ellos, ya han pasado la enfermedad, y muchos, por desgracia han fallecido.

Pero el aislamiento y confinamiento que ha ayudado a mejorar ese cenit de la curva de contagios, pueden volverse en contra otra vez y reagudizar las patologías de base de esa población.

¿Cómo mejoran los pacientes de diabetes? ¿el colesterol alto? ¿la hipertensión?...
El paciente con una patología de base, tiene unas recomendaciones de salud que incluyen dieta, ejercicio AL AIRE LIBRE, evitar el sedentarismo, y tener cómo no, una actitud positiva de la vida.
Es muy difícil, si no se tiene un chalet con piscina y jardín, que se pueda mantener una adecuada higiene de vida.

Y qué decir de la salud mental del grueso de la población, una situación estresante prolongada en el tiempo, hace trizas nuestro sistema inmune. ¿A ver si los problemas derivados de este encierro forzado, van a ser mayores que los del síndrome?

Otro importante aspecto la diversidad bacteriológica y vírica. Hice una entrada hace un tiempo, y seguirá vigente mucho tiempo más pero la resumo en una frase. A mayor variedad en nuestra microbiota, mejor predicción de salud.
 Es necesaria una interacción con el medio, para facilitar un adecuado equilibrio de nuestros microorganismos.

Otra manera de reequilibrar nuestra flora intestinal es hacer una dieta saludable e incluir aportes pre y probióticos en ella.

Y un dato  más: Conforme más disminuyen las infecciones, más aumentan las enfermedades alérgicas y autoinmunes.

Reforcemos nuestro sistema inmune, no lo privemos de su trabajo, no lo volvamos inútil...

 Edito y cierro el post con las palabras de la propia Organización mundial de la salud:

¿Cómo define la OMS la salud? «La salud es un estado de completo bienestar físicomental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Animate a comentar, así esto es más nutritivo, Gracias