sábado, 18 de octubre de 2014

Mi hijo no oye bien

Hay veces que te puedes preguntar si tu niñ@ oye bien. Esto ocurre generalmente, cuando pareciera que tu hij@ "desconectara". Según la edad de las sospechas, pueden aparecer diferentes signos
dichos signos varían desde no girar la cabeza hacia la fuente de sonido, a repertir el consabido ¿Qué?...
Cuando le llamas desde otra habitación , ni caso. Ponen la tele muy alta. Otras veces no son capaces de entender lo que se les dice, o de repetir una frase. En el cole os dicen que parece que se distrae mucho, o que no hace caso a lo que se le dice, sobre todo en tareas de escuchar con atención.

Para la detección de problemas auditivos en el aula, según Levey y colaboradores de la Universidad de Nueva York (2012) hay que prestar alerta cuando los niños:

—Entienden erróneamente lo que se les dice.
—Parecen desatentos en tareas en las que hay que escuchar.
—Tienen problemas con la percepción de ciertos sonidos (como por ejemplo la s, f, z, ch).
—Miran a los demás niños para entender lo que están haciendo o diciendo.
—Están fatigados al final del día.
—Se evaden y abstraen en las situaciones que requieren una buena audición.
Este es el oído desde la oreja, hasta el nervio auditivo, Su funcionamiento es el siguiente. Las ondas sonoras son recibidas dirigidas por la oreja hacia el conducto auditivo y chocan contra el tímpano, que vibra y hace moverse a la cadena de huesecillos( martillo yunque y estribo) y llegan a la cóclea y estimulan las terminaciones nerviosas del nervio auditivo, y finalmente son  interpretadas por su cerebro. Todo esto es lo que ocurre si todo va bien.
¿Y con los niños que no oyen, que pasa?
Puede haber muchas causas, desde problemas de tapones en los oídos, hasta un bloqueo a nivel central de origen emocional, es decir, no oyen como mecanismo de defensa.  Esto último es algo parecido a lo que podemos sentir cuando un ruido molesto de fondo es "silenciado" y sólo nos damos cuenta de su presencia cuando ese ruido cesa.
Pero la reina de las causas es la otitis media exudativa o serosa.
Cuando aparece una infección en el oído medio, se produce una secreción mucopurulenta, esta se va drenando a la nasofaringe (en la garganta, para entendernos) por medio de la trompa de eustaquio. Esto puede ir asociado a una disfunción de las trompas de Eustaquio (DTE) se presenta cuando la trompa no se abre durante la deglución o el bostezo. Esta disfunción produce una diferencia entre la presión de aire interna y externa del oído medio. Esto genera molestia en el oído y problemas temporales de audición.
Cuando la infección cesa, generalmente desaparecen los problemas de audición. En cambio, si persisten estos problemas, puede ser debido a que aumenta la secreción de moco del oído interno del niño, como defensa de infecciones, o que persiste la DTE.

Una solución propuesta en estos casos  es la colocación quirúrgica de un tubito (Stent) en la Trompa de Eustaquio que asegure la permeabilidad de la misma. Otra suele ser, esperar, por si se soluciona por sí sólo.

En Osteopatía Archanco podemos ayudar a tu hijo a que drene el contenido del oído medio, mediante técnicas de manipulación de la Trompa de Eustaquio, no invasivas. Y le enseñamos a su niño a que ventile esta parte del oído con ejercicios para hacer en casa. Con una o dos sesiones, el problema se suele solucionar.

Mientras tanto, una buena idea es mejorar la hidratación del niño. Aumentando la misma, mejora la fluidez de la producción mucosa, y así es más fácil de  evacuarla. También se suelen mejorar los síntomas con paseos por la playa, y en verano, al agua de mar. cuando las olas rompen, gotas de mar quedan en suspensión en el aire y al respirar, llegan al oído medio por la trompa y se humecta las secreciones, se licuan, y se evacuan, y a veces los niños dicen: "mamá, papá, ¡¡ahora oigo!!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Animate a comentar, así esto es más nutritivo, Gracias