Follow by Email

sábado, 4 de mayo de 2013

Kéfir de agua

 
Recuerdo que mi primer contacto con el kéfir fue de la mano de mi tío Patxi, elaboraba en su casa el kéfir de leche, dentro de un tarro, ponía un hongo (el kéfir) y la leche que acababa convirtiéndose en un yogur natural casero, amargo sin la ayuda del azúcar. ¡Qué recuerdos! los intercambios...

Hace unos meses Natalia, que regenta la herboristería Armonía en Berriozar donde trabajé unos años, me regaló Kéfir, pero esta vez, de agua, también conocido como Tibicos. El kéfir de agua es una bebida probiótica muy saludable que se obtiene de la fermentación de varios ingredientes. Sabe como a una limonada pero con gas.
Su ventaja respecto al kéfir de leche es que pueden tomarlo los alérgicos a la leche o aquellas que no pueden o no quieren tomarla.
Los alimentos probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino y ejercen importantes efectos fisiológicos. Ingeridos en cantidades suficientes, tienen efectos muy beneficiosos, como contribuir al equilibrio de la microflora intestinal y potenciar el sistema inmunitario. 


De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS o WHO), la definición de probiótico es: "Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo huésped."

El Kéfir de agua es un alimento probiótico con las siguientes propiedades:



  • El kéfir de agua puede ayudarnos en la mayoría de las enfermedades ya que tiene un efecto, digestivo, diurético y muy depurativo a nivel intestinal.
  • Es muy conveniente cuando estamos sin apetito o convalecientes de alguna enfermedad.
  • Favorece la eliminación de gases intestinales y digestiones lentas ya que elimina las putrefacciones intestinales.
  • Puede sernos muy útil en los problemas de piel ya que muchos son un indicativo de toxinas.
  • Con un consumo regular actúa como regenerador de la flora intestinal y refuerza el sistema inmunitario.
  • Muchas personas han observado como les regula el estreñimiento si lo dejan sólo 24 horas. Por lo general 48 horas acostumbra a ser el tiempo idóneo para regular la mayoría de las funciones.
  • Por supuesto si nos ayuda a normalizar muchas funciones puede sernos de gran ayuda para controlar el exceso de peso.

Recordemos, eso si, que no hay ningún alimento ni producto milagro y que sólo cuidarnos de un modo más amplio (dieta, ejercicio, relajación) es la clave para conseguir grandes resultados.




Para preparar un litro de Kéfir de agua:


Necesitaremos un frasco de vidrio y de boca amplia, a fin de poder poner o sacar los ingredientes fácilmente.

1 litro de agua mineral, también vale la filtrada y no es aconsejable la del grifo, por el cloro, que destruiría el Kéfir.
3 cucharadas soperas de azúcar moreno de caña integral 
1 higo seco (algunas personas utilizan 1 dátil, 1 albaricoque seco, pasas de uva...).
½ limón.
3 cucharadas soperas del nódulo de Kéfir de agua.
Cuando ya tenemos todos los ingredientes dentro, mezclamos todos los ingredientes y dejamos fermentar 2 días (en verano, los días calientes con un día basta). Hemos de tener en cuenta que cada día que pasa tendrá más gas ya que continúa fermentando. Esto hace que a algunas personas les resulte más o menos agradable y les haga más o menos efecto.


Como tomar el kéfir de agua

Cuando ya han pasado los dos días podemos colar todos los ingredientes y tomar el litro de kéfir de agua a lo largo del día. Lo ideal es tomarlo en ayunas y antes de las comidas ya que así lo asimilamos mejor. También hemos de encontrar nuestra cantidad ideal. Hay personas que con dos vasos se sienten fenomenales y otras necesitan tres o cuatro vasos al día.

Aquellas personas que no toleran el gas carbónico de las bebidas, deben primero poner el kéfir en el vaso, remover el líquido unos instantes y dejarlo reposar un par de minutos. Normalmente así ya no queda gas y pueden beberlo lentamente.

Los nódulos o granos de kéfir se lavan con agua mineral (sin cloro y sin gas) y podemos empezar de nuevo a preparar más. Si queremos estar muchos días sin tomar podemos congelar los nódulos de kéfir de agua. Si sólo fueran cuatro o cinco días, podemos dejarlo en la nevera con azúcar, agua, y nada más. También se puede desecar, pero esta es una manera de conservación más incómoda, y no garantiza la recuperación del kéfir al rehidratarlo.


Cada vez que preparamos el kéfir, este va creciendo poco a poco. Esto nos obligaría con el tiempo a preparar más cantidad de líquido. Lo ideal es ir regalándolo a medida que va creciendo.
Así que ya sabéis, el kéfir, os puede ayudar a obtener una mejor salud.


2 comentarios:

  1. Hola, me interesa mucho, sólo conocía el de leche que tenía mi madre hasta que nos aburrimos,ahora me ha entrado el gusanillo al leer su entrada; supongo que se podrá conseguir en herboristerías, verdad?.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Miren, gracias por tu comentario, así es, las herboristerías suelen tener Kéfir, o bien están en contacto con gente que lo cultiva, seguro que por tu zona encuentras, si no, me cuentas. Saludos!!

    ResponderEliminar

Animate a comentar, así esto es más nutritivo, Gracias