Follow by Email

miércoles, 1 de octubre de 2014

Bronquiolitis


Junto a  los cólicos del lactante, la bronquiolitis es uno de los motivos de consulta más frecuentes en Osteopatía Archanco. 

La bronquiolitis es una hinchazón y acumulación de moco en las vías aéreas más pequeñas en los pulmones (bronquiolos). Por lo general, se debe a una infección viral. La causa más frecuente es el virus sincicial respiratorio (VSR). Más de la mitad de los bebés (por no decir todos) están expuestos a este virus en su primer año de vida.

Las células mucosas se localizan a veces intercaladas con otras células de un epitelio de revestimiento, como es el caso del epitelio del yeyuno, ileon, intestino grueso, tráquea y bronquios, su función es la de proteger al organismo de las invasiones de los agentes patógenos que causan las infecciones. Gracias a la producción del moco, el organismo crea una barrera contra estos patógenos. Podemos decir, entonces, que esto es necesario para el organismo, el problema aparece, cuando se descontrola esta producción de moco, y que ocupa las vías aéreas y supone un problema para mantener una ventilación adecuada.

La bronquiolitis comienza como una infección leve de las vías respiratorias altas. Al cabo de dos o tres días, el niño presenta más problemas respiratorios, como sibilancias (ruidos y pitidos en los bronquios) y tos.

El principal objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. Y esto se consigue ayudando al niño a eliminar las secreciones. Ya que hay veces que el niño no es capaz de realizar una tos lo suficientemente potente, ni efectiva, y no puede evacuar el exceso de moco.

La manera de ayudar al niño en consulta, es con un contacto suave, y respetuoso para ayudar al niño en sus movimientos respiratorios, para hacer progresar las secreciones desde los bronquiolos hasta los bronquios y tráquea para que por medio de la tos, el niño aprenda a expectorar los mocos. Generalmente, estas maniobras, aunque muy cuidadosas, suelen incomodar al niño, y lo suelen expresar con llanto y lagrimones.Paradogicamente, estos lloros y lágrimas, ayudan a fluidificar los mocos, y hacerlos más móviles y fáciles de expulsar.

Otro de los problemas que se presentan con estos procesos respiratorios, es que el bebé no puede conciliar el sueño de manera profunda, y esto es importante para el desarrollo del niño, ya que la producción de la hormona del crecimiento, se ve alterada.

Los antibióticos no funcionan contra las infecciones virales. Es el sistema inmunitario del niño, el que tiene que aprender a reconocer al agente invasor, y desarrollar las defensas adecuadas para el mismo. Una vez superado esto, el niño reforzará sus defensas, y se hará resistente ante futuros contactos con el virus.


Pueden utilizarse medidas para aliviar los síntomas en casa. Procure que el niño:

Beba mucho líquido. leche materna y biberones procuran la hidratación del niño, y se puede reforzar con agua a partir de los 6 meses.
Generar vapor de agua en el baño, o bien con humidificadores, hace aumentar la humedad del aire que los niños respiran.
Los paseos por la playa, o cerca del mar, son muy recomendables, la salinindad del mar y la humedad ambiental, son muy beneficiosos para ayudar a eliminar secreciones.
Evitar ambientes cargados de humo o con polución.

Consulte con el médico inmediatamente o acuda al servicio de urgencias si el niño con bronquiolitis:

Resulta extremadamente cansado.
Presenta un color azulado de la piel, las uñas o los labios.
Comienza a respirar muy rápido.
Tiene un resfriado que empeora repentinamente.
Presenta dificultad respiratoria.
Experimenta aleteo nasal o tiraje  al tratar de respirar(se da cuando los músculos entre las costillas tiran hacia dentro) .
Puedes contactar con nosotros si tienes alguna duda, sobre la conveniencia o no de tratamiento para tú bebé. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Animate a comentar, así esto es más nutritivo, Gracias