Follow by Email

sábado, 19 de mayo de 2012

Deconstruyendo la enfermedad

Siendo justo, si he empezado deconstruyendo la salud ahora le toca a su polo opuesto, es decir, a la enfermedad.
Pues bien, después de buscar (diré que no mucho) no he encontrado una definición, como la de salud, por parte de la OMS. Lo que sí muestra, es una Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE).

"Se utiliza para clasificar las enfermedades y otros problemas de salud registrados en muchos tipos de registros vitales y de salud, incluyendo los certificados de defunción y registros de salud."

Total, que ni la propia OMS da la definición de enfermedad, así que aquí empieza la dificultad, en intentar explicar algo que ni la Organización Mundial de la Salud ha hecho, y es definir la enfermedad. 
Pero en el diccionario de la R.A.E. podemos encontrar la definición de enfermedad:


enfermedad.
(Del lat. infirmĭtas, -ātis).

1. f. Alteración más o menos grave de la salud.

2. f. Pasión dañosa o alteración en lo moral o espiritual. La ambición es enfermedad que difícilmente se cura Las enfermedades del alma o del espíritu

3. f. Anormalidad dañosa en el funcionamiento de una institución, colectividad, etc.



Así que, comparando la utopía de la definición de salud, y acercándonos a la definición de enfermedad, no nos queda otra que decir que todos estamos enfermos. Vaya plan!!!

Esto es lo que transmite la OMS. Sólo hay que decidir en qué parte de la clasificación meternos y etiquetarnos, y consecuentemente, tratarnos. Ya está puesta en marcha la maquinaria, ¿perfecto, no?

Ahora se puede entender la cantidad de remedios, terapias, farmaindustria, homeopatía, herbolarios... una burrada de pasta. Queremos estar bien, cueste lo que cueste. 

A día de hoy, sabemos que el cuerpo humano tiene recursos suficientes para la  autocuración, un ejemplo: pasando las hojas de un libro me corto el dedo, sangro, duele...  haga lo que haga, el dedo dejará de sangrar y la herida cicatrizará. Independientemente de si le pongo un apósito, agua oxigenada, mercurocromo, o le digo curasana mal de rana... nuestro cuerpo tiene recursos, de nosotros depende conocer estos recursos y  el utilizarlos o no.

1 comentario:

  1. jejeje...si, recuerda las palabras de Diego: "vivimos en un un estado de disfunción organizada".

    ResponderEliminar

Animate a comentar, así esto es más nutritivo, Gracias